Cuanto me gusta que hagamos el amor ^^
No importa donde sea, es una experiencia maravillosa aca y en todas partes.



Pero mas me gusta que, estando sobre mi, me mires con esa cara de enamorado, me beses suavecito y m digas en un susurro al odio: Sabias que te amo?
Amor, tambien te amo, y que lo digas es un pasaje directo al orgasmo. :)

7 comentarios:

  1. Es hermoso, nunca me acoste con alguien que no quiera, pero no me imagino como puede estar bueno sin ese amor que se siente...
    Omhi, vos sabes como me gusta leerte verdad?
    Te adoro a vos,
    y amo tu relación, me pone feliz.

    ResponderEliminar
  2. ke lindo lo ke dcis....jaja supongo ke debe de ser algo inexplicable..(soy virgen todavia :$) jajaja a mi tambien me encanta leerte..se nota ke lo ke escribis es realment lo ke sentis xq lo transmitis y mucho!!bsitos :D

    ResponderEliminar
  3. uuuuiiii!!
    Me encanta *-* Que bueno que sientas asi tu corazon ,es relindooo
    y super hiper mega romanticooooo saksakjsk
    Me encanto tu blog
    prinsss
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Debe ser genial sentirse así... primera vez q te visito. lindo blog
    un beso,

    ResponderEliminar
  5. Bonito lo que escribes del amor, para siempre ha sido aldo sufrido o idealizado. Soy Letra tengo nuevo blog. Te escribo porque me gusta el tuyo de fantasía. Y también me gusta la saga crepúsculo ;)
    pásate un besito

    ResponderEliminar
  6. Que bien encontrar a alguien que comprende lo que siento con mi madre. ES bastante frustante, nose como decirle que la amo y que lo siento, porque la veo y la rabia me consume y me vuelvo una arrogante repelente.
    Por qué estás melancólica? La verdad es que yo también lo estoy siempre:( pero hay que recordar Carpe Diem (vive el momento presente) sino acabaremos ahogándonos en nuestras propia laguna de penas. Un beso muy fuerte

    Que no se te caigan las alas ;)

    ResponderEliminar


Son las ideas que caen en mi mente gastada,
que por mis hombros resbalan,
enredadas en mi cabello,
pero no se caen si no que se quedan
en mi pies pegadas,
impidiendo que que me mueva,
que avanze, que salte o que frite.

Son ideas que lastiman, que queman,
pero no puedo vivir sin ellas,
aunque ellas no me dejan vivir.