Máldita yo y mi obsesión,
a veces creer que se avanza, no quiere decir exactamente eso.

Mi obsesión me consume el alma y el pensamiento,
no el cuerpo, por supuesto,
pero igual me hace mal.

1 comentario:

  1. Cuanta verdad en esas palabras, pero a todas nos pasa, no estas sola

    fuerza nena!!

    besitos =)

    ResponderEliminar


Son las ideas que caen en mi mente gastada,
que por mis hombros resbalan,
enredadas en mi cabello,
pero no se caen si no que se quedan
en mi pies pegadas,
impidiendo que que me mueva,
que avanze, que salte o que frite.

Son ideas que lastiman, que queman,
pero no puedo vivir sin ellas,
aunque ellas no me dejan vivir.